Handdrawn Circle Logo

En el andén

La naturaleza no admite el vacío. Así que un andén vacío podría estar esperando
algo más que la llegada de un tren.

Mientras contemplaba desaparecer el tren dí en pensar que la poesía ocurre por sí misma siempre y cuando haya por lo menos dos senderos que tomar. 

Asumí que en la vida, como en las vías, eso debería estar garantizado.

Esta tarde y éste tren no se llevaban nada mío en realidad.

Sin embargo me sentí algo inmigrante al verle alejarse, por lo que rápidamente me dispuse a caminar en dirección contraria (entre esperanzados y despedidores que no parecían decidirse a soltar del todo el convoy o la estación) y abstrayéndome estratégicamente de la diferencia entre partir y regresar.

Decidí conducir mi paso malintencionado hacia una decena de palomas que, muy juntas, se agenciaban su merienda en el andén y a las que únicamente pareció perturbarlas el peligro de llegar a perder la proximidad con el grupo.

 

«¿Me habría ido de casa o habría llegado a casa al fin? » 

 

No es que me pareciera importante la respuesta, sino que más bien me parecía importante conservar la alternativa intacta para que siguiera provocando, posiblemente, la poesía.

Pilar Rodríguez-Castillos

Notas encontradas por ahí – Septiembre de 1999

 

He venido aquí a hablar de mi libro

Mi novela ¨Mujeres que Caminan Sobre Fuego¨ está disponible desde noviembre… pero por razones obvias todavía no ha sido posible presentarla en sociedad.  

Cuando la bauticemos podrás ser de las VIPS que reciban una invitación para acompañarme en la presentación. ¿Te gustaría?

Por cierto…

¿Qué crees que significa toda esta historia?

¡Cuéntamelo aquí debajo en los comentarios! 

Suscribirte
Notificar a
guest
6 Comentarios
Más reciente
Más antiguo Más votado
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Carmen
Carmen
2 meses

No sabe si se ha ido de casa o ya ha llegado…
Igual que los ciclos de la vida, que no se sabe muy bien, si es el fin de algo, o el comienzo de algo nuevo…

Ermi
Ermi
11 meses

Aún sigo en la estación, absorto, con la mirada fija en las vías.
Gracias Maestra

Alison
Alison
11 meses

Preciosa Pilar!
Cuantas posibilidades en ése andén vacío…
Me gusta la poesía que se genera como una danza entre dos alternativas
«¿Me habría ido de casa o habría llegado a casa al fin? » 
Entre el partir y el regresar.
Como la vida misma.

Pilar Rodriguez-Castillos
Pilar Rodriguez-Castillos
11 meses
Responder a  Alison

Hola Alison

Me alegra que te guste!

Gracias por visitar mi blog secreto, que es cada vez menos secreto! 😀

Abrazo!

Pilar

Carmen
Carmen
11 meses

La naturaleza sí admite el vacío. Eso es lo que demuestra la foto y lo que la hace tan fantástica. Que no hay nada y que lo que veas luego: gentes, palomas, vagones…son fruto de tu imaginación, de la imaginación de alguien que tampoco es.